Historia

Está documentada desde el siglo XIII la presencia de la Orden del Hospital de san Juan de Jerusalén, ellos fueron quiénes edificaron una iglesia anterior a la actual. Sabemos que los sanjuanistas siguieron ejerciendo su señorío en el siglo XV, cuando su población era mudéjar.

Fue esta orden quien revitalizó la economía de la zona, en vez de dedicarse a labores estrictamente militares. Favoreciendo la colonización y evitando la u huída de población mudéjar, impulsando tierras de cultivo y sistemas de riego.

historiaLa hipótesis de un torreón en Jatiel:

En Jatiel, la Orden de San Juan tenía como principales propiedades, sobre todo la tierra y su cilla de almacenaje. Por ello construiría, sobre el cerro que domina el lugar, una casa fuerte de reducidas dimensiones desde la que patentizar su hegemonía.

Lamentablemente, el paso de los siglos tan apenas nos ha legado restos de aquella construcción. Tan sólo parte de los paramentos de sus muros se han identificado sobre la ladera que cubre la cilla, prácticamente en la calle inmediatamente superior.

No obstante, sería lógico deducir que se trataría de una cosa fuerte de tamaño reducido o tal vez, únicamente un torreón, desde el que se protegería el acceso hasta la cilla, practicado por las escaleras. Así pues, la guarnición del torreón y la cilla se reduciría a un único vigilante.

MOROS , MUDEJARES Y MODRISCOS

En 1945, la población de Jatiel era de 17 fuegos o casas, en torno a ochenta personas, y todos los cabezas de familia tenían nombres moros. Hoy decimos que eran mudéjares. Se llaman mudéjares a los musulmanes, vasallos sometidos bajo dominio cristiano, aunque mantuvieran su religión.

La población mudéjar fue en medio rural, instalada sobre todo en la margen derecha del Ebro y las cuencas bajas de sus principales afluentes. Ellos eran los que se encargaban de mantener fértiles las vegas, a través de sus redes de azudes, norias y acequias.

Tal vez los habitantes de Jatiel eran aparceros que no podían ser separados de la tierra ya desde la época musulmana. Lo habitual era pagar un tercio, un cuarto o un quinto de los frutos cosechados a la autoridad señorial, cantidad que se veía reducida a una noventa parte si cultivaban cereal de monte. También tenía que pagar diferentes tipos de impuestos, con trabajos agrícolas, incluso pagar por las cabezas de ganado, y tasas por el uso de los diferentes medios de los que poseía el señor. Hasta su expulsión en el año 1610 de la península.

La investigación histórica y la arqueología:

Como en muchos lugares de nuestra geografía rural, bucear en las fuertes históricas para conocer con precisión acontecimientos pasados no es sencillo, ya que las desamortizaciones practicadas en el siglo XIX o los diferentes conflictos acaecidos hasta la Guerra Civil hicieron que se perdieran muchos archivos y documentos históricos, En este sentido, el caso de Jatiel es prototípico.

Por ello, hay que basarse en los escasos escritos históricos, y sobre todo en los restos materiales que han llegado hasta nuestro días para descubrir aspectos de su pasado.

Afortunadamente, aquí en los últimos años han salido a la luz numerosos yacimientos de época medieval, cuyo análisis ayudará a esclarecer el pasado y la función de esta cilla, que sin duda aún puede proporcionar interesantes sorpresas. Al igual que puede ocurrir con el túnel abovedado que se halló bajo las calles de Jatiel.


Share This